jueves, 16 de junio de 2011

Tipos de Ahorro de Energía

Ahorro Energético en Calefacción - Agua caliente - Aire Acondicionado

Aísla tu vivienda para conseguir un ahorro energético en calefacción (orden de importancia: techo, paredes, suelo) ¡Pero evita hacerlo con las espumas que contienen gases perjudiciales para la capa de ozono! Existen materiales aislantes alternativos como la fibra de vidrio, la lana mineral, el corcho, la perlita... Pon ventanas o cristales dobles, o aislantes. Verifica los cierres de puertas y ventanas, y tapa las grietas en paredes o techos, para que no escape el calor. Pon aislante alrededor de los depósitos y tuberías del agua caliente siguiendo toda esta serie de consejos comprobaras el gran ahorro energético del cual te puedes beneficiar.
No abras las ventanas con la calefacción encendida (con 10 minutos al día es suficiente para ventilar la casa) Lo mismo si tienes aire acondicionado. Abre las puertas exteriores lo menos posible.
Instala un termostato en la calefacción, y regúlalo para temperaturas no excesivamente altas (18 - 20º C en invierno) Así podrás escoger la temperatura que verdaderamente desees (poneos de acuerdo toda la familia); con la ropa adecuada en cada época, podrás reducir las necesidades de calefacción o aire acondicionado. En el caso del calentador de agua, regula la llama a la temperatura adecuada o sitúa el termostato entre 55 - 60º C; así evitarás calentar primero el agua y luego volver a enfriarla mezclándola con agua fría haciendo todo esto el ahorro energético será visible.Cierra las habitaciones (y sus radiadores) que no uses.Al instalar un sistema de calefacción y/o agua caliente, descarta la eléctrica: es la más derrochadora de energía y por lo tanto el ahorro energético no se producirá en este caso, ¡y la más cara! Los mejores sistemas son, por este orden: solar, biogás o biomasa, leña, gas natural, gas propano, butano o ciudad.Revisa el estado de la caldera.
Para calentar una habitación pequeña y bien aislada, o para calentarte tú directamente durante poco tiempo pero no el espacio a tu alrededor, puede bastar un pequeño radiador eléctrico (por ejemplo, para calentar el baño antes de tomar una ducha)
Intenta fregar con agua fría. No abras y cierres muchas veces el grifo del agua caliente: procura aclarar los cacharros de una sola vez.
Si te construyes o reformas tu casa, atiende a criterios bioclimáticos (energía solar pasiva), que consisten en diseñar los elementos constructivos y su disposición (ventanas, paredes, etc.) de forma que se aproveche el máximo de la radiación solar y por lo tanto habrá un ahorro energético.
Deja entrar el sol en invierno, y no en verano, ayudándote de persianas.
Cortinas, toldos, cornisas... Si puedes, planta árboles de hoja caduca (parra, higuera...) junto a la fachada sur de tu casa: te darán sombra en verano, y contribuirán a hacer innecesario el aire acondicionado. En verano, cierra las ventanas de día y ábrelas al fresco de la noche.
Un ventilador puede bastar en vez del aire acondicionado, o reducir el consumo de éste. Un ventilador reversible en el techo ahorra calefacción, enviando el aire caliente hacia abajo.
Si necesitas aire acondicionado, escoge uno de enfriamiento evaporativo (sobre todo si vives en clima seco), que además de consumir menos evita los gases destructores de la capa de ozono. En cualquier caso, escoge el que menos energía consuma por lo tanto mayor ahorro energético.Sitúa el aire acondicionado en la parte sombreada del edificio. En días calurosos, enciéndelo antes de que el edificio se caliente. Mantén los filtros limpios, según las instrucciones.

Ahorro Energético en Cocina - Horno

Si has de comprar una cocina, elígela de gas mejor que eléctrica. Lo mismo respecto al horno.
Cuando cocines, pon tapaderas en las cacerolas o sartenes. Utiliza una olla a presión, o mejor aún la "súper-rápida". Céntrala bien sobre el quemador, y procura que la llama no sea mayor que la base de la cacerola.Una vez comienza la ebullición, baja el fuego al mínimo.Usa la mínima cantidad de agua necesaria para hervir o cocer.Intenta no abrir la puerta del horno mientras está funcionando.Para tostar pan, utiliza un tostador y no el horno; con todo esto se notara el ahorro energético en tu cocina.

Ahorro Energético en el Frigorífico (heladera)

No metas cosas calientes en el frigorífico ni en el congelador.
No coloques el frigorífico cerca de fuentes de calor (horno, hornilla, ventana donde dé el sol...)Abre las puertas de la nevera - congelador el menor tiempo posible. Verifica que cierran bien.Descongela regularmente, si no lo hace de forma automática.No obstruyas la ventilación de las rejillas de atrás del frigorífico. Mantenlas limpias de polvo.Al comprar un frigorífico nuevo, escoge uno del volumen que realmente necesitas (aquel que vayas a llenar al menos en dos tercios; tres cuartos en el caso del congelador), y dentro de esos el que menos energía consuma. ¡Y pide que no lleve gases CFCs, ni HCFCs, que destruyen la capa de ozono, ni HFCs, muy peligrosos para el cambio climático!Si el motor parece estar funcionando continuamente, llama al servicio de mantenimiento.Ajusta el termostato a una temperatura no excesivamente baja.Descongela la comida, según las instrucciones, antes de cocinarla.

Ahorro Energético en la Lavadora - Lavavajillas

Lava en frío o a menos temperatura. Te saldrá mejor si el detergente en polvo lo disuelves antes de echarlo al lavado.
Espera a llenarlos completamente antes de ponerlos en marcha (sigue las instrucciones del fabricante) Si habitualmente no tienes suficiente "fregado" como para llenar el lavavajillas, tal vez no lo necesites...Emplea los programas económicos. Centrifuga lo menos posible la lavadora.Al comprar una lavadora o lavavajillas nuevos, pide los que menos energía y agua consuman. A ser posible, con dos tomas de agua (caliente / fría), de forma que la entrada de agua caliente se conecte al calentador de agua de la casa (si éste no es eléctrico), evitando que sea la lavadora / lavavajillas la que tenga que hacer ese trabajo mediante el consumo de electricidad y con esto será posible un ahorro energético.Tiende la ropa para que se seque al aire y al sol. En nuestro país, las secadoras eléctricas son innecesarias. Y la vajilla también puede secarse sola.

Ahorro Energético en Iluminación

Aprovecha la luz del día.
Apaga las luces al salir de las habitaciones. No dejes luces permanentemente encendidas.Coloca bombillas fluorescentes compactas en lugar de las habituales bombillas incandescentes, al menos en los lugares donde más tiempo se utilizan (cuarto de estar, dormitorios, cuarto de baño, cocina...) Ganarás en calidad y cantidad de luz: duran 8 - 10 veces más. Aunque el precio de este tipo de bombillas es mayor que el de las tradicionales, debido a su bajo consumo eléctrico se amortizan rápidamente.Continúa utilizando tubos fluorescentes donde los tengas, ya que consumen mucho menos que las bombillas tradicionales, pero ten en cuenta que consumen más energía en el momento de encenderlos. No los instales en habitaciones donde haya que encender y apagar la luz con frecuencia.Utiliza pintura blanca o de colores claros y brillantes para techos, paredes y muebles. Reflejan y distribuyen mejor la luz.

Ahorro Energético en el Agua

Bombear el agua hasta nuestras casas consume muchísima energía, por lo que ahorrar agua, algo que en sí es ecológicamente necesario, es también un medio de ahorro energético.
Cierra el grifo mientras te lavas los dientes o te afeitas, y pon el tapón mientras friegas.Dúchate en vez de bañarte. Reduce el tiempo que el grifo permanece abierto.Repara los grifos o la cisterna que gotean.Coloca en cada grifo un filtro (aireador) para ahorro de agua.

Porque Ahorrar Energía ?

El incremento de los precios de la energía, así como la incertidumbre de su suministro, han hecho que los Estudios integrales de energía sea una importante estrategia para las Industrias en Centroamérica. 

Después de realizado el Estudio Integral de Energía se desarrolla e implementa un programa sistemático para la gestión de la energía.

El estudio aporta dos ventajas importantes: una mayor protección ante los problemas de suministro de la energía y beneficios superiores por reducción de costos de energía.

Una planificación cuidadosa puede minimizar los riesgos de un futuro energético cambiante. Todas las industrias deben prepararse ante la posible escasez o interrupciones en el suministro de energía. (Recurrir al carbón o desechos Agroindustriales).

Primeramente, los problemas potenciales de suministro deben ser vigilados para determinar la probabilidad de que ocurran realmente y qué impacto podrán tener en las actividades de la industria. Después, deben establecerse planes específicos para asegurarse el suministro de energía ante los casos previstos de máxima emergencia.

Con estas estrategias, la Industria puede ayudar a mantener los niveles de producción y evitar la pérdida de ventas derivados de estos problemas de suministro de energía.

El control del costo de la energía es una estrategia importante para mejorar la rentabilidad

En algunas industrias los costos de energía representan un gran porcentaje del costo de producción total. Pero la energía es el aparato cuyos costos crecen más rápidamente y uno de los pocos costos que pueden ser realmente controlados por expertos en el uso de la energía. A través de los Estudios Integrales de Energía, las industrias pueden implantar un programa sistemático para utilizar eficientemente la energía y ahorrar dinero.  Se puede ahorrar de un 7% a un 24% de la energía dependiendo de la actividad industrial y la automatización del proceso productivo. 

Consejos para el Ahorro Energético

A diario, ya sea en el trabajo como en el hogar, hacemos uso de la energía eléctrica casi sin darnos cuenta. Encendemos una luz, la cafetera, miramos la televisión, utilizamos la computadora, etc. Y generalmente lo hacemos sin tener en cuenta el consumo de electricidad que estos artefactos generan.
Esta nota pretende acercarle algunos consejos útiles para que, sin privarse de las comodidades del uso de estos electrodomésticos, logre disminuir el consumo de electricidad. ¡Esto se verá reflejado en su factura de energía eléctrica!
  1. Solicite anualmente a la compañia de servicios eléctricos que verifique el medidor de luz, para evitar posibles pérdidas de energía en esa fuente. Una forma de hacer esto personalmente es verificar que el medidor no marque consumo al mantener cerrada la llave general de la propiedad.
  2. Los electrodomésticos consumen energía aún estando en stand-by, por ello es recomendable desenchufarlos si no se van a usar por largo rato.
  3. Para ahorrar electricidad consumida por los artefactos de iluminación, trate de aprovechar la luz solar. Por ello es conveniente diseñar la casa con ventanas amplias, y colocarles cortinas claras, para dejar pasar la luz del día.
  4. Procure encender la luz sólo en las salas ocupadas.
  5. Al adquirir un artefacto nuevo, verifique la potencia en watts o kilowatts con la que funcionan. A mayor potencia, más energía consumen.
  6. Asegúrese el buen funcionamiento de los artefactos antiguos, porque no funcionan correctamente gastarán más electricidad.
  7. Utilice lámparas de bajo consumo, en vez de lámparitas comunes, y manténgalas limpias, para evitar que el polvo que se acumula en ellas les disminuya su intensidad de luminosidad.
  8. La heladera debe instalarse preferentemente en un área de baja temperatura ambiente y a 15 centímetros de la pared. También trate de abrirla el menor tiempo posible y verifique que quede bien cerrada.
  9. Deje enfriar previamente los alimentos antes de guardarlos en la heladera, para que el motor no trabaje exigido.
  10. Ajuste la temperatura del termotanque eléctrico a 55 grados.
  11. Recuerde que los aires acondicionados consumen mucha más energía eléctrica que los ventiladores. Enciéndalos sólo cuando lo cre necesario.
Si usted tiene en cuenta estos consejos y los pone en práctica, muy pronto verá reflejados los resultados en su factura de electricidad, y esta es una forma más de ahorrar dinero.

Como Ahorrar Energía

Ahorrar energía es el camino más eficaz para reducir las emisiones contaminantes de CO2 (dióxido de carbono) a la atmósfera, y por tanto detener el calentamiento global del planeta y el cambio climático. Es también el camino más sencillo y rápido para lograrlo. Por cada kilovatio /hora de electricidad que ahorremos, evitaremos la emisión de aproximadamente un kilogramo de CO2 en la central térmica donde se quema carbón o petróleo para producir esa electricidad.
Además, ahorrar energía tiene otras ventajas adicionales para el medio ambiente, pues con ello evitamos; lluvias ácidas, mareas negras, contaminación del aire, residuos radiactivos, riesgo de accidentes nucleares, proliferación de armas atómicas, destrucción de bosques, devastación de parajes naturales, desertificación.
Pero esas ventajas también alcanzan a nuestros bolsillos: cada kilovatio-hora le cuesta al consumidor más de 17 pesetas (en 1993), de forma que cambiar de hábitos o sustituir los aparatos por otros menos despilfarradores nos ahorra dinero; en algunos casos la alternativa que proponemos puede parecer más cara, pero lo que nos gastemos al principio lo recuperamos de manera más o menos rápida, pues habremos reducido el gasto en energía (factura de la luz, etc.) Una vez amortizado, comenzamos a ahorrar dinero (lo que dejamos de gastar en energía)
Todas estas ventajas se traducen por sí mismas en una mejor calidad de vida, más aún si consumir menos energía va unido a la mejora de los servicios que ésta nos proporciona (luz, calor, movimiento...), es decir, se trata de mejorar la eficiencia energética.
Así pondremos freno a la actual situación de despilfarro energético: en muchas ocasiones consumimos demasiada energía, que no necesitamos, recibiendo poco o ningún servicio y, a veces, un mal servicio e incluso perjuicios.
Ahorrar energía es también un deber de solidaridad, si tenemos en cuenta que cada habitante de los países desarrollados consume, por término medio, la misma energía que 16 ciudadanos del Tercer Mundo, y que los europeos occidentales somos responsables de la emisión de seis veces más cantidad de CO2 que los africanos.

Cuanta energía puedes ahorrar

  • Bombilla fluorescente compacta (de bajo consumo), 80%.
  • Lavadora en frío, 80 - 92%.
  • Lavadora de bajo consumo energético, 40 - 70%.
  • Frigorífico de bajo consumo energético, 45 - 80%.
  • Calefacción en casa bien aislada, 50 - 90%.
  • Calefacción de gas en vez de eléctrica, 53 - 80%.
  • Bomba de calor en vez de calefacción eléctrica, 50%.
  • Cocina de gas en vez de eléctrica, 73%.
  • Horno a gas en vez de eléctrico, 60 - 70%.
  • Tender en vez de secadora, 100%.
  • Lavavajillas con toma de agua caliente, 68%.
  • Lavavajillas en frío, 75%.
  • Usar papel reciclado en vez de papel virgen, 50%.
  • Reciclar el aluminio, 90%.
  • Compartir el coche con dos, tres o cuatro personas, 50 - 66 - 75%.
  • Usar el autobús en vez del coche, 80%.
  • Caminar o ir en bicicleta en vez de en coche, 100%.
  • Coche de bajo consumo, 16 - 25%.
  • Conducir a 90 Km/h en vez de a 110 Km/h, 25%.
  • Coche pequeño en vez de grande, 44%.
  • Tapar las cacerolas al cocinar y ajustar el tamaño de la llama, 20%.
  • Permitir la ventilación de las rejillas de la nevera, 15%.
  • Subir un grado la temperatura del termostato de la nevera, 5%.
  • Tostador de pan en vez de horno, 65 - 75%.
  • Calentador de agua a gas, o solar con apoyo eléctrico, en vez de solamente eléctrico, 60 - 70%.
  • Calentador de agua solar, con apoyo a gas, en vez de calentador a gas, 60%.
  • Calentador de agua solar, con apoyo a gas, en vez de calentador eléctrico, 85%.
  • Ventilador de techo en vez de aire acondicionado, 98%.
  • Aire acondicionado evaporativo en vez de refrigerativo, 90%.
  • Necesidades de calor /frío tras cerrar pequeños escapes de aire en el techo /paredes, 20 - 25%.
  • Necesidades de calor /frío tras aislar el techo, 20 - 25%.
  • Cambiar el filtro de aire del coche, 20%.
  • Neumáticos bien inflados, 10%.
Las cifras indican el porcentaje de energía que se ahorra respecto a la que consumía el aparato/hecho en cuestión antes del cambio.

Que es el Ahorro Energético?

El ahorro de energía o eficiencia energética, consiste en la optimización del consumo energético, cuyo objeto es disminuir el uso de energía pero produciendo los mismos resultados finales.
La energía se utiliza para obtener diferentes resultados, como por ejemplo para calentar la casa en invierno. A menudo se pueden obtener los mismos resultados con diferentes usos energéticos. La eficiencia energética es más alta cuanta menos energía se pierda durante su extracción, transformación, distribución y uso.
El ahorro en la generación de energía se produce por ejemplo por medio de centrales eléctricas con elevado rendimiento, o por medio de la cogeneración que produce simultáneamente energía eléctrica y energía térmica útil.
Podemos también mejorar el ahorro energético por ejemplo haciendo uso de las bombillas de bajo consumo (o lámparas fluorescentes) o con un buen aislamiento térmico en nuestra vivienda.